Patentes: Y porqué no todo el monte es orégano

En mi anterior post analizaba una de las principales fuentes de información que tradicionalmente han estado ligadas a la Vigilancia tecnológica, como son los documentos de patente, títulos de propiedad industrial otorgados en base a tres criterios: Novedad, actividad inventiva y aplicación industrial.

Asimismo, sintetizando los puntos que comentaba en el anterior post, nos permiten plantearnos y ofrecer posibles respuestas a determinadas cuestiones:

  • ¿Quién ha hecho qué? ¿Con quién? ¿Están mis competidores / clientes / proveedores involucrados?
  • ¿Cuáles son las áreas emergentes de mi ámbito de actividad? ¿Quién interviene?
  • ¿Qué posibles repercusiones puede tener para mi nicho de mercado o modelo de negocio?
  • ¿Cuáles son los enlaces con mis anteriores informaciones? ¿Señales de cambio?

Realmente este es un tipo de información nada desdeñable como fuente de información tecnológica, jurídica y estratégica, y más teniendo en cuenta la democratización en cuanto a acceso que ha supuesto el surgimiento y mejoras día a día de las bases de datos de libre acceso (Espacenet, WIPO, Google Patents, etc.), y que, como señalaba Lara Rey a modo de comentario, en términos información contenida / € resulta rentabilísima como fuente de información.

No obstante, este es el lado bueno de este tipo de información, pero existen una serie de aspectos que conviene tener en cuenta a la hora de tratar con ellas. Y es que:

  • No todas las invenciones se patentan, ya que las empresas a menudo optan por estrategias alternativas para proteger, como por ejemplo el “lead time”: Salida rápida al mercado y mediante una fuerte campaña de marketing asociar el producto a una marca determinada. Se trataría, pues, de una protección indirecta.
  • La terminología utilizada en los documentos de patente. De carácter jurídico/legal, que aumenta la opacidad de la información contenida y por tanto su comprensión.
  • Contrainteligencia. Con la publicación de la patente (ya sea la solicitud o la patente concedida) está llegando una información valiosa a la competencia, con lo que se intentará ocultar o “disfrazar” en la medida de lo posible informaciones críticas.
  • Los requisitos para patentar varían según los países.
  • En relación, la “calidad” y “valor” varían enormemente. Se encuentran patentes con un posible retorno económico junto con otras de muy bajo valor.
  • Familias de patentes. En función de la fase de tramitación y la organización o país donde se tramite, una misma invención da lugar a varios documentos de patente. Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de analizar una muestra determinada ya que puede dar lugar a interpretaciones y análisis erróneos.
  • La propensión a patentar varia según el sector industrial y el tamaño de la empresa.
Anuncios

5 pensamientos en “Patentes: Y porqué no todo el monte es orégano

  1. Pingback: Las patentes como herramienta de vigilancia tecnológica « Doculinux

  2. Y la imagen…Es otro factor muy importante a la hora de patentar o de tomar la decisión de patentar…El ejemplo de L’ Oreal es uno de los más gráficos. Patentan porque les da una imagen de empresa innovadora. Y asi lo publicitan en su web. Como L’ Oreal hay muchas empresas que al año patentan cientos de inventos/innovaciones… y aunque su valor es discutible a ellos les da una imagen de marca.

  3. Pingback: Enlaces recolectados en: infoEstrategia « Banco de Pruebas de la Herramienta de Documentalista

  4. Pingback: Las patentes como herramienta de vigilancia tecnológica | Doculinux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s