La serendipidad. Un factor a tener en cuenta en la vigilancia estratégica

¿Qué tienen en común América, las lunas de Plutón, la piedra de Rosetta, los rayos X, la penicilina, la viagra, el donut o el último material innovador: el grafeno?

La respuesta: todos nacieron fruto de un hallazgo inesperado, casual (¿o causal?) y pasaron a formar parte del conocimiento humano y nuestro día a día. Es la denominada serendipia, o serendipidad,

“un descu­brimiento afortunado que se produce sin planificación. Se da de forma inesperada, aparentemente por accidente o suerte del destino. Es encontrar algo bueno que no buscabas”

En un espacio informacional la serendipidad se da cuando exploramos un contexto lineal, saltando de nodo en nodo hasta que encontramos aquella información que nos es realmente pertinente. Eso si, no confundamos serendipidad con azar. La serendipidad es un azar orientado e inducido por la persona. Sagacidad, obertura, curiosidad, creatividad y perseverancia serán aliados que favorecerán el éxito.

Pasemos a un plano más concreto, nos sentamos delante de la pantalla en busca de información dentro de un portal, base de datos, directorio, etc., con el que podemos interactuar de diferentes maneras. Nos encontramos con tres posibilidades/situaciones a la hora de adquirir información:

  1. Búsqueda de una información que conocemos y a la que queremos llegar rápidamente.
    En este caso normalmente recurrimos al motor de búsqueda. Una forma de favorecer la serendipia es la asistencia y recomendación de términos a introducir en la búsqueda a la hora de iniciarla o redefinirla. Un ejemplo seria Scirus, y sus opciones de refinamiento de la búsqueda.
  2. Búsqueda de una información que no tenemos muy clara, definida, pero que en cuanto la tengamos delante identificaremos inmediatamente.
    El método más común es acudir a la navegación, o browsing. Navegaremos por la taxonomía del sitio hasta llegar a información que encontramos relevante. Hiperenlaces o herramientas de visualización nos ayudarán a llegar esta información deseada.
  3. Hallazgo inesperado, accidental de información. Serendipia.

Vista la importancia de esta forma de hallar información, en un sistema de inteligencia competitiva la gestión de esta serendipidad será otro elemento nada desdeñable a tener en cuenta, por lo que será importante establecer el procedimiento por el cual estas informaciones pasarán a formar parte del ciclo de información potencialmente estratégica y ser aprovechables para la toma de decisiones.

Este hecho será más importante, si cabe, si en nuestra organización utilizamos herramientas fuertemente automatizadas para la captura, tratamiento, almacenamiento y difusión de información.

¡Ojo!

Nos podemos ver atrapados por un software que nos ate de pies y manos y no nos permita gestionar otros canales o tipos de información como el caso que nos ocupa.

Más:

Serendipidad o casualidad buscada. Wikinnovación, Amalio Rey.
Serendipidad. Tomas Baiget.
Make serendipity work for you. Mark de Rond. Harvard Business Review.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s